Cuando conocemos a una persona, nos creamos un concepto inmediato de ella, que nos dice un poco de cómo es o cómo se comporta en diversos aspectos y lo mismo pasa en una entrevista de trabajo. En el momento que conocemos a nuestro futuro jefe o al entrevistador, él se crea un concepto sobre nosotros, por eso debemos estar lo mejor preparados que podamos. Recuerda que “no existe una segunda primera impresión”.


Estudios acerca del tema de imagen personal muestran que el 85% de nuestra primera impresión acerca de una persona es netamente física. Por ello, en una entrevista, los colores juegan un papel importante a la hora de vestirse. Éstos transmiten información psicológica a los reclutadores.


Para proyectar una imagen exitosa, debemos aprender a combinar los colores de nuestra ropa.


  • Negro: Una opción segura para faldas, pantalones o trajes. Es mejor cuando lo contrastamos con blanco, si el negro esta “desteñido”, hace que pierda formalidad.

  • Azul marino: Un color seguro en el mundo laboral, y a favor de casi todos los tonos de piel. Al igual que el negro denota formalidad y profesionalismo.

  • Gris: Color distinguido y formal. No realza mucho los tonos de piel e incluso a veces puede resultar un poco apagado. “Buena opción”

  • Amarillo: Creativo, enérgico, positivo y alegre. No está tan ligado al pensamiento lógico o estratégico. Abusar de él, puede resultar inapropiado.

  • Rojo: Un color engañoso y contradictorio. Se utiliza para representar la pasión, pero también la ira y agresión. Resulta dominante, pero es un clásico para las corbatas. “Úselo con cuidado”

  • Rosa: A pesar de ser común en camisas de hombre, puede que refleje un deseo de llamar la atención. “Utiliza un rosa muy claro”

  • Azul: Refleja paz, calma y empatía. Una buena opción.

  • Marrón: Poco recomendable. Se considera anticuado, fuera de moda y de mal gusto.

  • Verde: No es el más favorecedor para muchos tonos de piel, ya que puede reflejarse en la cara y provocar un extraño aspecto de mareo.

  • Naranja: No se recomienda para asistir a una entrevista ya que, aunque es un color positivo, puede que resulte cansado para la vista.

  • Blanco: Puro, limpio y elegante. Puedes combinarlo con más colores, refleja mucha seguridad.

  • Beige: Puede sugerir una personalidad sosa, es preferible que lo combines para darle un mayor realce. Es un tanto aburrido si no se sabe resaltar con algún otro.

  • Caramelo: Refleja algo de personalidad y confianza sobre todo en mujeres. “No es la mejor elección”.

 

Aldo Ochoa Gallegos
Digital Marketing Assistant
@PortoMx