Perder tu empleo es un factor relevante para que comiences a tomar distintos puntos de vista en que es lo que pudo salir mal para que te despidieran. Si bien te quitan un ingreso por el cual estabas ahí y como también una vida rutinaria donde aprendías, tenías amigos, enemigos, etc.

Lo principal es que no debes culpar a nadie por tu despido simplemente hubo factores por los cuales no te quedaste con ese empleo y por ende debes analizar con toda objetividad y sinceridad en que fue lo que salió mal y la causa del motivo de tu despido.
Otro punto importante es que ya que te hayan liquidado, debes empezar por hacer cuentas y administrar tu finiquito eso junto con tus ahorros (si ahorraste) para que puedas tener en cuenta tus pagos pendientes y lo que no debes hacer es comprar cosas que realmente no necesitas, ya que consigas tu empleo.

Si decides tomarte unos días de vacaciones o descanso antes de empezar tu búsqueda de empleo, está bien, solo ten en cuenta que no debes caer en tu zona de confort y crearte malos hábitos, lo ideal es avanzar y seguir preparándote para tu futuro empleo
En ciertas entidades, existe un seguro de desempleo con el que se te puede apoyar, por ejemplo: La CDMX cuenta con un seguro para los desempleados y te otorgan un apoyo económico durante 6 meses, solo debes realizar los trámites necesarios para poder ser acreedor a dicho seguro.

En conclusión: El que te hayan despedido puede ser una nueva oportunidad a encontrar otro empleo mejor en todos los sentidos, solo debes analizar cada debilidad y fortaleza tuya para poder salir adelante, no dejes de aprender y de prepararte para tu futuro.

undefined