undefined

A todos nos llega ese momento durante nuestra jornada laboral donde el sueño se empieza apoderar de nuestro ser y no nos permite trabajar; normalmente es después de la hora de la comida o recién llegando al trabajo lo cual es completamente normal pero afortunadamente siempre existe una solución para todo.

Todo consta con una base de hábitos que te lleven a un distinto tipo de vida, es decir, si dentro de tu alimentación acostumbras a comer solo comida chatarra, garnachas, grasas, etc. Todo eso va repercutiendo eventualmente a tu organismo y no permite que tengas la suficiente energía para rendir en tu día, lo ideal es que comas cosas ligeras para evitar el famoso “mal del puerco”.

Despejar tu mente un poco siempre te será de gran ayuda, ya sea que te estires un poco, platiques con tus compañeros, cheques tus redes, etc. Te servirá para ahuyentar al menos por un rato el sueño. Otro punto importante y que puede ser de los más comunes, es el consumo de cafeína y teína (Té) ambos te aportarán un shot de energía para despertar.

El chocolate también es un aliado para que te brinde energía pues por su alto contenido de cacao y teobromina, te sirven como estimulantes y te quitarán el sueño. De preferencia consume el chocolate amargo o negro pues contiene menos grasa.
Evita el azúcar en exceso, ya sea que tomes mucho refresco o cosas con azúcar en exceso, evítalas completamente; no está mal consumir azúcar, solo procura moderarte, en su lugar consume agua natural o de frutas sin azúcar añadida, mantente lo más hidratado posible.

En conclusión: Solo es cuestión de que cambies algunos hábitos malos, por mejorar tu calidad de vida con el fin de que le des a tu cuerpo un mayor rendimiento.

 

Daniel Campos @PortoMx